Otoño

Otoño
El Retiro (Madrid)

sábado, 1 de diciembre de 2007

ALTIBAJOS

Llevo una semana "chunga", llegué a estas tierras, hoy sábado, hace 7 días.

Con un cuaderno y un boli escribí desde el tren, lo que a continuación transcribo:

"Escribo desde el tren, me dirijo hacia mi refugio gaditano.

Me siento triste y no debería, me había propuesto ser optimista para siempre.

Es una lucha contínua contra el desaliento, pero no pienso dejarme vencer, la vida no es fácil, y lo sé.

Ni los contratiempos, ni las preocupaciones, ni los deseos insatisfechos, ni el otoño, van a poder con mi nueva filosofía de vida, aunque tenga que esforzarme todavía más.

En estos momentos, tengo la sensación que no hago nada a derechas. Pienso que debía haber hecho algo que no hice, antes de emprender este viaje, o tal vez no, de todas formas mejor olvidarlo, ya no tiene solución.

Me da rabia porque últimamente mi máxima era: es mejor arrepentirse de haber hecho algo, que de no haberlo hecho.

No siempre las cosas salen como se piensa o se desea, al menos inmediatamente, puede que tengan razón al decirme que soy impaciente.

A veces tengo la impresión de que vivo la vida muy deprisa, como si fuera corriendo hacia algo, pero realmente no sé qué es. Me siento como si viviera volando, sin sacar ningún partido a cada minuto y cada día, tengo la sensación de hacer, nada."

Hoy parece que empiezo a salir del bache, voya a alimentar mi "optimismo".

Creo que no debo quejarme, tengo trabajo, familia, amigos y salud (esto último con algunas reservas, "la vejez no viene sola").

Voy a imaginar que me quedan muchas cosas maravillosas por vivir, paciencia, ya llegarán.

Como dice una canción: un día de estos en que suelo pensar "hoy va a ser el día menos pensado".

Volveré pronto, y será una buena señal, estos días era incapaz de meterme en el blog.

6 comentarios:

humo dijo...

A partir de aquí...

propagandhi dijo...

Es importante no perder el ánimo. Y más estando en Cádiz -hay demasiados gaditanos-. Mi filosofía de vida me impide ponerme retos muy drásticos, como ser siempre optimista o pensar vivir el día como si fuera el último. Pero aplaudo a quien lo consigue.

Animo y un abrazo

george dijo...

Irene,
cuando leí tu comentario en el blog de humo, me quedó muy sorprendido, que bien dices esta verdad tan grande:
¡Cómo te envidio!, yo siempre tuve miles de prejuicios contra el sexo, y ahora me arrepiento, ¡a buenas horas!, maldita generación la mía. Qué rabia y qué impotencia, todo el tiempo que he perdido, y como dice un compi mío "día que pierdes, día que no recuperas". Sigue así y no lo dejes por nada del mundo.
---
Soy de tu generación, sé como sientes, me parece que estás intendando salir a la superficie, salir de la tristeza.
te deseo mucha energia y suerte.

un beso

humo dijo...

¿Te das cuenta de que si insistieras un poco te harías un hueco en la blogosfera?...

Crika dijo...

hola Irene:
me colé en tu blog desde el de george y ¡mira por dónde! un par de paralismos. Vivo en Madrid y siempre he veraneado en Cádiz (mi madre es del Puerto de Santa María), pero descubrí mi refugio personal en Conil (hasta que demasiada gente también lo hizo...). Casualmente, este verano también estuve en la playa de la Victoria y a lo mejor hasta te ví cuando tuviste esa revelación en "positivo". En general, creo que esa es mi filosofía, pero es necesario tener bajones, para llegar más alto, míralo desde ese punto de vista, ¿no?
Un beso y hazte tu hueco, estoy con humo....;)

Crika

Joselu dijo...

De Cádiz recuerdo mi visita a Trafalgar, a los Caños de la Meca, a Vejer, los Arcos, Castellar de la Frontera... Fue un viaje en que las tristezas se mezclaban con los descubrimientos de la belleza de aquellos pueblos y mares. Hace tiempo que no visito Cádiz. Estoy contigo en esa lucha contra el desaliento cada día. Yo también tengo intensos momentos de tristeza, y alguno de satisfacción. Supongo que es una forma de ser. Yo no le he encontrado remedio. Te acostumbras -o no-. La melancolía es una forma de estar en el mundo y también tiene sus partes positivas. Quiero creerlo. Disfruta de esas tierras tan hermosas. Un cordial saludo.