Otoño

Otoño
El Retiro (Madrid)

sábado, 19 de enero de 2008

VACACIONES EN GALICIA

No recuerdo el nombre del pueblo, era por tierras Coruñesas.

Un amigo y yo paseábamos por una playa de arena y pinos.

Nos metimos en una pequeña tasca a tomar un refrigerio.

Mi amigo fue al servicio; yo estaba en la barra del bar y notaba la mirada insistente de un hombre.

Después de un rato, un poco mosqueada volví la cabeza y me quedé mirándole, preguntándole con la mirada:
¿Qué pasa?.

Me sonrió y me dijo:
¿no me conoces?

Le miré, detenidamente, unos segundos y exclamé:
¡ostras, Manolo!, ¿qué tal?

ya ves, os vi paseando y os seguí, quería saludarte.

Era el padre de mi hijo.

Hacía dos años que no nos veíamos.

El siempre llevaba barba, excepto en esa ocasión que se la había afeitado para sanear la piel, según me dijo, razón por la que no le reconocí.

Salió mi amigo, les presente, aunque ya se conocían de "oidas", y cada uno seguimos nuestro camino.

Fue un encuentro agridulce. Nunca más volví a verlo.

De esto hace muchos años.

39 comentarios:

El Vizconde Valmont dijo...

Acojonado, Irene mía, me ha dejado patidifuso. Y además me ha gustado como ha contado la historia. wow! si casi parece una historia de fantasmas. ¡Y esa sensación del final!.

Fernando S. dijo...

el pasado retorna sin esperarlo en el fin del mundo...abrazos.

Joselu dijo...

Un encuentro fantasmagórico, que nos deja con un regusto raro por todo lo que muestra, pero también por lo que deja adivinar u oculta. La ficción literaria es más valiosa cuando no enseña todas las cartas y deja que el lector ponga de su parte. En este sentido ha sido extraño y eficaz.

humo dijo...

Me dejas viendo visiones: tienen razón el Vizconde y Joselu: lo cuentas con tal economía, con tal ausencia de sentimentalismo, yendo al meollo de la cuestión, que es como cuando una ráfaga de viento inesperado te sacude y, cuando quieres darte cuenta, ha desaparecido dejándote con un escalofrío en el cuerpo.

Markesa Merteuil dijo...

Con la descripción de la playa me has recordado otra también gallega. En este caso en la provincia de Lugo, concretamente en el municipio de O Vicedo. Se llama Abrela y ojalá nadie cambie su aspecto "semisalvaje" y "semivirgen". La próxima vez que vuelvas a Galicia, pásate por allí si puedes y... vigila tus espaldas. Acerca del relato en sí, ya han abundado los comentaristas predecesores... Un beso.

PD: No conocía el poema.

Bito dijo...

Boquiabierto estoy. Yo creía que mi vida sentimental había sido complicada pero de pronto me doy cuenta de que quizás no soy ni el único ni el más.

Un saludo,

Druid dijo...

mas que agridulce, nos quedamos con el "agri".
Es lo que tienen las barbas, que enmascaran a la gente.
Besos desde el bosque.

Víctor M. Ganso dijo...

¡Ostras, Irene! ¿Que vida tienes?
a Manolo, no me lo presentes.

irene dijo...

CRIKA, yo también pasé muy malos momentos, no sé si más o menos, eso es muy difícil medirlo. Lo que a uno le puede parecer trivial, para otro puede ser un mundo. Casi te garantizo que, con algo de esfuerzo, o mucho, todo se puede solucionar.
Te deseo lo mejor.

VIZCONDE, la historia la he contado tal como pasó, y no hay fantasmas, es real, tristemente real.

FERNANDO S., esperaré la llegada del fin del mundo.

JOSELU, oculta el "prólogo" y el "epílogo". Todo se andará...

HUMO, soy mala expresando sentimientos, con la escritura y con las palabras; es, con toda seguridad, un arma de defensa.

MARKESA, era, sin ninguna duda, una playa coruñesa. Si puedo, visitaré O Vicedo, me gusta Galicia y las playas "semisalvajes".

BITO, a cada uno nos parece nuestra vida la más... y creo que hay muchas que la igualan o la superan.

DRUID, Fue también dulce, me alegró verle. Guardo un muy buen recuerdo suyo.

SALUDOS Y BESOS PARA TODOS.

irene dijo...

VÍCTOR, te has "colao" mientras escribía mi comentario, me has tomado la delantera.
Todos tenemos nuestra vida.
No te preocupes, no te lo presentaré.
Saludos y besos para ti también.

Abejitas dijo...

Que cosas ocurren ...

Aleteos!

Putas y Princesas dijo...

yo creo en el destino, y nunca en las casualidades
besos

Ñoco Le Bolo dijo...

Llego aquí desde Outra Vaca No Milho. Bienvenida, Irene.
---
Los rincones de la memoria nos hacen malas pasadas. Tal vez detrás de cada esquina nos espera una sorpresa.
Entiendo lo de agridulce. Es lo que tiene la vida.

unjubilado dijo...

Me has recordado una anécdota.
Estuve 6 meses en Venezuela, y me dejé barba, la que sigo llevando hoy en día, se lo había dicho a mi mujer, pero cuando llegué en el tren a Zaragoza, ella me iba buscando entre los pasajeros que se apeaban, estaba delante pero hasta que no le hablé no me supo reconocer.
Saludos

ORACLE dijo...

bonita incursión del pasado en su cotidiano. creo que en la mejor escenografia posible. desde lo relajado para una buena prespectiva.

para mi la mejor playa de galicia es: lapaman. sin duda.

ybris dijo...

El mundo es un pañuelo.
Y ciertos encuentros, agridulces.
Gusta recordarlos.

Besos

Churra dijo...

Pues mira , me ha tranquilizado eso de que pasó hace ya mucho tiempo porque ultimamente paso que doy fantas ma que se aparece , si encima ya tambien te pasa a ti es para pensarselo antes de salir de casa no sea una pandemia .
Un beso

Noemí Pastor dijo...

Hola, Irene, te devuelvo tu amable visita. Espero seguir viniendo por aquí. Nos leemos. Un beso.

irene dijo...

ABEJITAS, es verdad, y pasan muchas más cosas. A veces la realidad supera la ficción.

PUTAS Y PRINCESAS, yo también creo en el destino, aunque ese "destino" no llevó a nada.

ÑOCO LE BOLO, si le recordaba, sólo no le reconocí en el primer momento. Aún le recuerdo con cariño.

UNJUBILADO,¡mira tú por donde!, me alegro de que tu mujer tampoco te reconociera, estaba empezando a creer que yo no era muy "normal".

ORACLE, aunque pudiese no parecerlo, si fue bonito. Como no recuerdo el nombre de la playa, no sé, lo mismo era lapaman...

YBRIS, era a quien menos esperaba encontrar; pero tampoco fue tan extraño, al fin y al cabo, estaba en su tierra.

CHURRA, no, con seguridad no fue un fantasma. Y si ahora hay alguna epidemia, no me importaría volverlo a ver.

NOEMÍ, gracias por tu visita, seguiré leyéndote.

SALUDOS Y BESOS PARA TODOS.

terminus dijo...

VAya situación. Al menos fue pacífica la cosa.

besoooooooo

Edu

Donato dijo...

Excelente relato. Me gustó tu blog.

Uno dijo...

Estas casualidades ocurren y nos dejan un poco anonadados por lo inesperado. Yo creo que son positivas, en cierta forma, ayudan a enriquecer nuestras vidas, nos aparta un poquito de tediosa cotidianeidad.

Me gustó tu escrito.

Saludos

Desnudita dijo...

Anda... como que voy entendiendo ahora mejor algunas cosas. Lo siento mucho, guapa, por una parte; pero por otra, te felicito. Creo que lo mejor que ha podido pasarte es no verle más. Para la calidad humana que una persona así debe tener, mejor no tenerle cerca. Aunque la realidad sea que lo ideal hubiese sido otra historia... pero lo que hay, es lo que hay.

Un beso fuerte, y perdona mi retraso en venir a visitarte.

Joseph Cartaphilus dijo...

Y luego dicen que la literatura es necesaria. Mientras haya historias

Dichosas ellas

irene dijo...

TERMINUS, la situación sólo fue un poco tensa, para mí, al presentarlos.
Afortunadamente siempre tuve relaciones pacíficas.

DONATO, gracias, quizá la excelencia está en la sinceridad y simpleza del relato.

UNO, realmente me quedé "de piedra", pero tienes razón, fue un episodio poco común que ilumina algo mi vida más bien gris, para qué vamos a engañarnos.

DESNUDITA, no estoy muy de acuerdo contigo, a veces me he preguntado ¿qué hubiese sido si en otro tiempo, LOS DOS, hubiésemos tomado otra decisión?.
Otra historia, sin duda, pero... ¿mejor o peor?, nunca lo sabremos.

JOSEPH CARTAPHILUS, todos tenemos historias. Sólo se necesita vida para experimentarlas. Ya se sabe, más existencia, más historias.
Aunque no me importaría tener algo de imaginación.

SALUDOS Y BESOS PARA TODOS.

Dr. Espinosa dijo...

Con lo complicado que parecen los entresijos de la vida, la dispersión de los caminos lo sencillamente que a veces se producen este tipo de casualidades, de encuentro.
Por lo menos parece un buen encuentro.

Javier Luján dijo...

Es increíble como los seres dejan de importarse los unos a los otros. Avanzamos hacia la desintegración del humanismo, hacía la más profunda individualización. Da miedo pensarlo.

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Me enganché con tu historia tan bien contada...
es como la primera escena de una película en la cual, lo que sigue, es la historia hacia atrás....
esta no es una película, por eso me impactó mas....
pensé en tu hijo.
un abrazo
Paty

Alv@ dijo...

Hola!!!

Hoy llego por prmera vez y me encuentro con esto... realmente cuando encuentras a alguna persona después de tanto tiempo es un tanto complicado explicar el sentimiento... me ha pasado en varias ocasiones...

Vendré a visitarte... Abrazos ;)

Mandarina azul dijo...

Hola, Irene. He disfrutado visitándote y leyéndote.
Haces mal creyendo que a nadie le van a interesar tus zarandajas. :)

Un beso.

irene dijo...

DR. ESPINOSA, la vida te da sorpresas. Esta fue, en cierto modo, agradable, aunque no del todo. Quiero ser optimista y pensar que algún día vendrán otras "completas".

JAVIER LUJÁN, me ha dado miedo tu sentencia. No lo veas así. Todavía me importa.
Pero a veces, las circunstancias de la vida...

PATRICIA..., lo has captado perfectamente, es sólo un trozo de una historia comenzada en otro tiempo.
Yo también pienso en mi hijo, con inquietud y sentido de culpabilidad.

ALV@, realmente muy complicado. Me gustó el encuentro, me gustó que lo provocara, pero me dejó un poso amargo.

MANDARINA AZUL, gracias, yo también. Me hace mucha ilusión lo que me dices.

BESOS Y ABRAZOS PARA TODOS.

manuespada dijo...

¡Coño! Esto sí que da miedo, y no las historias de terror. Me gusta que no lo adornas con sentimientos, simplemente cuentas lo que pasó, lo que hace que sea aún más brutal. Brrrr.

irene dijo...

MANUESPADA, MANUESPADA... no seas vengativo.
A veces, una sola palabra puede ocultar mucho: agridulce.
Un abrazo.

george dijo...

Irene, de este pequeño episodio se podria escribir un libro y/o hacerte mil preguntas...
lo que veo es que el episodio con el padre de tu hijo no era muy profundo, mas bien una escapada rápida!
?suerte o mala suerte???

besos

Oscar dijo...

Cuando te daba besitos picaba?

Iván dijo...

uff! que pesado. Pero pues, asi pasa, el mundo da vueltas y vueltas.

Saludos y abrazos

irene dijo...

GEORGE, me alegra volver a "leerte".
Yo también me hago muchas preguntas.
Estoy reviviendo algo que no debí hacer, me está haciendo daño.
Si volviéramos a nacer...

ÓSCAR, no recuerdo, pero creo que no, tenía la barba suave, suave...

IVÁN, cierto, da muchas vueltas, y ya se sabe a más años, más vueltas. Espero que an alguna de estas traiga algo maravilloso.

SALUDOS Y BESOS PARA TODOS.

david santos dijo...

Hola, Irene.
Sí, las tierras de Galicía san muy lindas y tienen muy buenos pueblos.
Yo vivo muy cerca de Galicía.
Cuando vuelveres la Galicía siempre la encontras mejor.
Tien un buen fin de semana

irene dijo...

DAVID SANTOS,hace mucho que no voy por Galicia, me gustaría ir ptonto.
Estuve en tu blog, me impresionó, ojalá no sucedieran esas cosas.
Besos.