Otoño

Otoño
El Retiro (Madrid)

viernes, 1 de febrero de 2008

EPÍLOGO

Hay que procurar no tener las cosas "aparcadas" demasiado tiempo.

Desde hace años, tenía en mente intentar recuperar la relación "amistosa" con el padre de mi hijo. Lo fui dejando, unas veces por indolencia, otras por falta de ánimo, otras no me parecía el momento.

Este verano, estando en la playa de La Victoria de Cádiz, me dio por pensar en mi pasado, en personas que había conocido y a las que hacía mucho no veía.
Decidí que al regresar a Madrid, intentaría localizar a las que habían sido más importantes en mi vida. Lógicamente el padre de mi hijo era la más importante.

Busqué por Internet (páginas amarillas), en la ciudad donde vivía cuando le conocí, encontré una persona con el mismo nombre y apellidos, pero resultó no ser él.
Era una ardua tarea, ya que tanto el nombre como los apellidos son muy corrientes.
Seguí llamando, al azar, pero no aparecía. Comprobé que la mayoría de la gente es muy amable y comunicativa.

Seguí buscando sin éxito.

Al final lo intenté en el pueblo donde nació, tampoco había nadie que se llamase así.
Sólo una persona coincidía con sus apellidos, pero con otro nombre, tenía un hermano, pensé que podría ser él.
Después de dos o tres llamadas logré hablar con él, efectivamente era su hermano.
Le conté que éramos unos compañeros de trabajo que hacía años que no nos veíamos y queríamos localizarle.
Fue muy amable, me contó que había estado trabajando en el extranjero mucho tiempo, en Europa y en América. Volvió de América a Galicia porque se sentía mal.
Y aquí me llevé el mazazo, me dijo que había muerto hacía bastante tiempo. Murió con 49 años. Seguí hablando un rato, le dije que lo sentía y colgué.

Aunque muchas personas de mi entorno no lo entendieron, a mí me produjo una enorme tristeza, de acuerdo que hacía mucho que no sabía nada de él, pero lloré de pena, de rabia, de impotencia...

Ya no había vuelta atrás, ya no tenía remedio, jamás volvería a verlo.
Me hubiese gustado volver a verlo y estoy casi segura de que, al tomar yo la iniciativa, a él tambíen .

Para mí vivió hasta el día en que me enteré de su muerte, el 19 de octubre de 2007. Muchas veces pensé, o soñé, en un encuentro casual, hasta un día antes de esta fecha.

Hay muchos detalles que he omitido para no facilitar su identificación, algunos, sobre todo uno, podría, en cierto modo, disculpar su actitud.

Nunca más hablaré aquí de él.

35 comentarios:

PARANOICO ILUSIONISTA dijo...

...complicado establecer un comentario cuando por encima del texto están unos sentimientos que tienen un único propietario, tú. Eres dueña de tu tristeza y nadie tiene derecho de enjuiciarla...

Ñoco Le Bolo dijo...

Hablarás de él. En algún sitio, tal vez aquí también. Es una parte de tu vida. Lo pegado a la piel, al alma, no se quita con sólo desearlo.

mas de mi que de... lirio dijo...

Te comprendo.
Te acompaño.
Te abrazo.
Un beso desde mi alma.

Jack Blake dijo...

Lo bueno de este tipo de relación, que nace para no durar, es que no hay nadie que la pueda borrar. Por contra otras relaciones que duran largos años, se olvidan en un plis plas. Sólo se olvida o se recuerda como una circunstancia terapeútica.
Un saludo.

terminus dijo...

Ahora no se que decir, si se me ocurre algo entonces.

Te dejo un beso y un abrazo fortísimo a cambio.

Edu

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Irene querida amiga, porque así te siento yo...
quedé plop!!!!
Solo te digo, que escribirlo y compartirlo es la mejor terapia. Mira hacia adelante, o hacia al lado y verás que aun queda mucho por vivir con tu hijo y la gente que quieres.
Te traería a mi taller para que pintaramos juntas y ayudarte a comenzar y terminar un cuadro.
Un abrazooooooooooo

dEsoRdeN dijo...

Qué triste. No sé las circunstancias de que rompiérais, pero sea como sea entiendo que te sintieras mal al enterarte de la noticia. Los sentimientos dominados por el raciocinio nunca podrán anular las emociones más instintivas que queden por debajo. Por suerte...
Un abrazo

ybris dijo...

Aunque ya no hables aquí de él su recuerdo en ti será eterno e inmutable.
Tendrás quien te no dejará que desaparezca de tu vida.

Besos

ORACLE dijo...

a la postre ninguno de los dos hizo el gesto de volverse a ver y puede que a veces nuestra memoria selectiva, nuestro incosciente sea mucho más savio que muchas de nuestras periodicas sensaciones.

Dr.Mikel dijo...

Si, creo que es un buen momento para pasar pagina.
Saludos, y gracias por tu visita.

Víctor M. Ganso dijo...

Irene lo siento mucho, el tiempo no lo cura pero algo ayuda a superarlo.
Gane el reto no hable de la Pensión.
Tu reto ahora es contarnos algo
alegre.

humo dijo...

Estoy segura de que tu vida no es sólo este episodio.
Estoy segura de que tu futuro será como tú quieras que sea.
Es bueno soltar amarras.

Bombero dijo...

Es difícil reconciliarse con el pasado. Y seguro que no te gustará hablar de malas notícias; está claro. Un abrazo.

arda dijo...

dulce Irene, qué fuerte!!! me he quedado a cuadros... cuanta impermanencia...
bueno almenos ya lo sabes.. Y si no quieres volver a hablar de él, pues nada, fuera, ya lo has sacado, ahora a mirar adelante!!

gracias por tus visitas, me gusta mucho y creo que no, que no estamos equilibradas aunque sí que buscamos el equilibrio...

besotes de colores

Stones dijo...

Quisiera poderte decir alguna palabra de animo o esperanza o ilusión, pero no se me ocurre ninguna en este momento.
Un abrazo, pero esta vez muy grande, que me sale de dentro

Evinchi dijo...

Lo siento por tí y por tu niño.

Te mando un abrazo, que te sabrá a poco, pero te lomando con cariño.

unjubilado dijo...

Los blogs los comparo con aquellos diarios personales que escribíamos a mano y que estaban cerrados con un pequeño candado.
La gran diferencia es que ahora todos se enteran de nuestros pesares, nuestros sentimientos y vemos que al hacerlos públicos se nos quita esa opresión que sentimos en nuestro corazón.
Ahora solamente tienes que pensar en tu hijo y ayudarle en lo que te sea posible sin pensar en ese 19 de octubre.
Ahora nos tienes que contar tus anécdotas diarias, y tus logros.
Un cariñoso abrazo.

george dijo...

Te entiendo Irene,
cuantas veces pienso en viejas conocidas, me gustaría ver de sus vidas, recordar viejos amores, pero luego no lo hago, porque prefiero ver al futuro y hacer nuevas amistades...
tu caso es diferente, es (era) el padre de tu hijo y claro tienes la unión física, de sangre; ahora vuestras vidas ya no se pueden juntar...
¡intenta recordarte de los bellos momentos con el y mira al futuro!

un fuerte abrazo

Bito dijo...

La historia está terminada, me parece harto noble tu silencio.

Mormo dijo...

Bonita, aunque triste historia que nos enseña a no esperar demasiado tiempo cuando el cuerpo te pide algo. Puesto que ha muerto recientemente para ti, te acompaño en el sentimiento.
Un abrazo

ÅNG€L dijo...

Wow, Me has dejado sin palabras. ami me paso algo parecido cuando regrese de visita a casa de mi madre en Mexico. me dedique a buscar los amigos de antaño, me decia " Tengo tanto de que contarles despues de estar tanto tiempo de Mex." Pues para no hacerte larga la historia, te dire que no necontre a nadie de los viejos amigos de infancia. me decique a recorrer la ciudad con la esperanza de toparme con uno de ellos. Nunca sucedio.

Pero los mantengo siempre muy serca de mi corazon y ahi siempre los encuentro.
Gracias por plasmar unas cuantas lineas en mi blog. Me tendras por aqui muy seguido si me lo permites..
Angel de NY

Putas y Princesas dijo...

Todo pasa por algun motivo, dicen.

arda dijo...

te traigo un regalo... http://www.youtube.com/watch?v=9x_FZ08tKBI

besos

cielo azul dijo...

La única moraleja que podemos sacar de esta situación es no dejar que el orgullo, la indesción, la falta de t iempo, etc.... nos abrace mucho tiempo porque tal vez cuando lo dejemos sea demasiado tarde.

Me uno a tu dolor y tristeza y no dejes que nadie se burle de esos sentimientos porque esa personita formó parte de tu vida y mira que una muy importante!!!


Abrazos desde mi cielo!!

Warren Lee dijo...

Qué historia, Amiga Irene.
Bueno, esa es la vida... tan matizada por situaciones de situaciones. ¡Un abrazo, para antes de seguir! Pero fue muy importante el que tomaras la decisión de buscarlo, pese a la noticia. Es bueno cerrar círculos, de una u otra forma. Es positivo.
Por otro lado, es bonito retornar al pasado, de vez en cuando, retomar amistades “viejas”, saber qué ha sido de ellas; reconocer gente conocida años “a”...
Tan bien descrita está tu historia que la sentí, la sentí a fondo… Aparte que me hiciste recordar una mía, distinta, pero...
En cuanto a tu grata visita, te cuento que en ese cuento mío "hablo" de Carmona la sevillana, donde realmente probé esa delicia de churritos con choco, choco, que me supieron distinto... en toda España son una sabrosera, pero, Irene, no sé, esos de Carmona tenían alguna bulería o "brujería", Amiga... Ah, y con Tu me camelas de fondo. O sea, que fue por allá del 95-96, cuando empezaba esa Niña Pastori a dar guerra... Qué gusto, Irene, conocerte. Saludo cálido, te dejo.

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Irene linda!!!
Que agrado cuando apareces,
te mando un
abrazo enorme
para tí

Paty

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Irene, siempre te estoy leyendo para conocerte más, no se sí lees comentarios en entradas antiguas, pero quería que lo supieras.

Escribes especialmente entretenido.
Es como ir leyendo un libro, que abro en la pagina que yo quiera.

otro abrazo
Paty

Abejitas dijo...

Nosotras sí entendemos tu tristeza.

Muchas veces nos preguntamos, porque hay que renunciar a amistades, por que algunas personas deciden alejarse si más ... No sé.

Para eso, efectivamente, ya está la muerte, ahí ya no podemos hacer nada.

Para nosotras, la comunicación es fundamental.

Aleteos!

Dr. Espinosa dijo...

Siento la muerte de esa persona, Irene. Pero la forma en la que le ha revivido usted en este blog ha sido muy leal y su decisión de dejar a los muertos tranquilos más todavía. Cuídese.

Frabisa dijo...

Carpe Diem!!!!!!!!! No se puede llorar sobre la leche derramada, aunque tantas veces lo hagamos. Tu momento fue el que fue, en ese instante fue cuando tu corazón te pidió verle, era tarde, pero quizás, tuvo que ser así. A lo largo de la vida vamos dejando de tener contacto con algunas personas, por unos motivos u otros y a veces ya no hay marcha atrás. Ahora tu recuerdo puedes dotarle del color que quieras y disfrutarlo como mejor te apetezca. Animo!!!!

caracol dijo...

yo he venido aquí algunas veces, no recuerdó cómo llegué... y nunca había comentado, pero hoy, que no se qué decir, quise hacerlo...

Mi vida en 20 kg. dijo...

Hola Irene, llegue por aca por que si...me quedo....saludos, fuerza

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
No sueñes tu vida, vive tu sueño.. dijo...

He llegado hasta aquí por casualidad, solo queria decirte que se me puso la piel de gallina al leerte. Supongo que con esa amarga experiencia aprenderías algo que solo aprendemos tras pasar por este mal trago.

Como bien dice el refran; "Nunca dejes para mañana lo que puedas hacer hoy..."